Método


Para nosotros un servicio de pintura es como un ritual, no es solamante dar brochazos.
Este proceso tiene su comienzo en el momento que de entrar en tu vivienda y consta de los siguientes pasos:

1.- ANÁLISIS:
Analizamos todos los paramentos a tratar. Tenemos en cuenta factores como la humedad, la disposición del sol directo y la luminosidad, en función de estos parámetros determinaremos los trabajos a realizar y la pintura a emplear.

Si es necesario se realizarán imprimaciones, que son materiales que se aplican previamente al pintado con el fin de mejorar la adherencia posterior de la pintura. Así evitamos las “típicas” deformaciones y grietas de la pintura, con lo que conseguimos que ésta no envejezca rápidamente.

2.- PROTECCIÓN:
Protección de todos los elementos sensibles que nos encontramos en la vivienda, como pueden ser mobiliario, puertas, mecanismos eléctricos, suelos, etc.Las zonas comunes del edificio son para nosotros igualmente importantes, y los protegeremos de la misma manera con el fin de evitar posibles problemas no deseados con los vecinos de tu comunidad.

3.- PREPARACIÓN DE SUPERFICIE
Esta fase es muy importante ya que de su correcta ejecución dependerá el resultado final.Este proceso tiene diferentes técnicas dependiendo del paramento ante el que nos encontremos. Pueden ser superficies lisas o gotelet, pueden existir fisuras etc.

4.- SELLADO
Para nosotros, es fundamental que los encuentros con los diferentes elementos del espacio sean perfectos.Las uniones de estos elementos, como son por ejemplo los rodapiés o los marcos de puertas y armarios, se sellarán con masillas acrílicas que posteriormente serán pintadas con el mismo material. De esta forma conseguiremos los mismos acabados, y evitaremos las manchas y el rápido envejecimiento de las masillas que habitualmente se producen cuando se aplican sin su debida protección.

5.- EJECUCIÓN
Aplicaremos el acabado de la pintura plástica, que obviamente es el elemento esencial y la elección del tipo de material a emplear. En la mayoría de los casos recomendamos la aplicación de una pintura plástica, o un esmalte acrílico mate o satinado.

6.- FINALIZACIÓN
El último paso pero no por ello menos importante para nosotros, es una correcta finalización del trabajo, que consiste en dejar el espacio en el que hemos trabajado totalmente limpio y con todos aquellos elementos afectados (como mobiliario, mecanismos eléctricos, etc.) en su sitio original.
Nuestra mayor satisfacción es oír el comentario que de forma habitual hacen nuestros clientes:

“¡parece que aquí no ha habido obra alguna!”